La oscuridad acechaba pero mi sombra aún estaba. Me tranquilicé.

Lo que le pasó al fuego a mí no me va a pasar – me dije convencida-

Él es estoico pero yo…    Yo la necesito para existir.

Categorías: Micro-Cuentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *